Introducción

I. Introducción.


1.- Aclarando conceptos


Esta Guía nace, por definición, con una clara finalidad divulgativa. Es por ello por lo que, aun a riesgo de ofender a nuestros usuarios más eruditos, nos parece conveniente iniciarla delimitando la palabra “archivo”.
El término forma parte del vocabulario básico de muchas personas, pero no todas sabrían definirlo acertadamente. Partiendo de lo que no es, intentaremos, por exclusión, definir el concepto y el contenido de un Archivo.
El Archivo no contiene libros, entendiendo por éstos los que son el resultado de la elaboración o creación intelectual de una o varias personas y cuyo contenido puede versar sobre diversas materias del saber o conocimiento humano, tales como Arte, Historia, Literatura, Matemáticas, etc… Pueden presentarse en forma de libros de texto o manuales, enciclopedias, ensayos, novelas…. Este material es el propio de una Biblioteca.
El Archivo tampoco contiene boletines oficiales (B.O.E.; B.O.J.A.; B.O.P), periódicos o revistas, publicaciones periódicas, todas que integran la Hemeroteca.
El Archivo sí contiene documentos, esos que cualquier familia guarda a buen recaudo en una carpeta o en un cajón porque acreditan una situación o un derecho: por ejemplo, la propiedad de su casa (escritura del notario), el haber terminado unos estudios (título o certificado académico), el pertenecer a una familia (el libro de familiar)…
De igual manera, el Archivo Municipal reúne los documentos demostrativos de derechos, obligaciones y acontecimientos diversos de la colectividad que convive en una misma localidad, representada y gestionada en su Ayuntamiento. Documentos antiguos y modernos, escritos sobre pergaminos o papel, manuscritos, mecanografiados o legibles por ordenador, en fotografía o vídeo, todos ellos coexisten en el Archivo, depositario, en última instancia, de la Historia de la localidad.

Este hecho le confiere, pues, un doble carácter, asumiendo una dimensión histórica y otra administrativa.
En el caso que nos ocupa, el Archivo Municipal de Lantejuela es el Servicio encargado de custodiar la documentación generada, recibida y
tramitada en el Ayuntamiento a lo largo de toda su Historia.
Como Archivo Histórico conserva documentos desde 1883, atesorando los más preciados de nuestro Patrimonio Documental. Lo forman no sólo los documentos del siglo XIX y principios del XX, sino que también se va nutriendo de todos aquéllos de más de treinta años que, por sus especiales características, han de ser conservados permanentemente. Sus principales usuarios suelen ser los investigadores y estudiosos en general.
Como Archivo Administrativo es el depositario de la documentación más reciente, de más de cinco años de antigüedad, tramitada por las diferentes unidades municipales en el ejercicio de sus funciones. Los vecinos en general son sus principales usuarios, directa o indirectamente a través de las oficinas del Ayuntamiento. En esta vertiente el Archivo se configura así en la garantía del ejercicio de un derecho constitucional: el de acceso a los archivos y registros administrativos por parte de los administrados (Constitución Española, 1978, art. 105 b): La Ley regulará “el acceso de los ciudadanos a los archivos y registros administrativos, salvo en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas), debiéndole suministrar al ciudadano cuanta documentación necesite para la defensa de sus derechos e intereses. 
 

puerta1

El Archivo Municipal de Lantejuela: “El lugar donde habita la memoria…”


 


2.- Objeto de esta Guía. PRIMERA GUÍA (2008)


La palabra Guía es definida por el Diccionario, en una de sus acepciones como “cualquier cosa, indicación o conjunto de indicaciones que sirve para orientar a alguien en una cosa”. Efectivamente, la Guía se configura como primero –y más básico- de los instrumentos de descripción de un Archivo, una obra “cuya finalidad es informar periódicamente sobre el conjunto documental” (página 322: “Archivística General. Teoría y Práctica de Antonia Heredia Herrera).

Su publicación viene, además, a cumplir una de las misiones clásicas y fundamentales de todo Archivo: la de difusión. Consecuentemente, el Archivo Municipal de Lantejuela pretende dar a conocer todos los servicios que el archivo, hoy, puede ofertar. Todo ello coincide además con las dos décadas, 20 años ya, desde que el Archivo vio la luz con su primera organización en octubre de 1988. Se ha querido celebrar los 20 años de una manera especial: abriendo desde ahora sus puertas al colectivo escolar, a los más jóvenes, organizando entre el Departamento de Archivo y el Consejo Escolar visitas periódicas de nuestros vecinos más pequeños para que lo conozcan, junto con la publicación de un díptico pedagógicamente adaptado y para el que se ha creado la figura simpática imaginaria de un gnomo llamado Árchival, que tiene como profesión la de Archivero del Reino de los Gnomos y que vive en nuestro Archivo Municipal. Además, junto a esta Guía, se ha creado otra adaptada a los niños que se llama “El Archivo de los niños”.
Para finalizar este apartado es necesario precisar varias cosas:
Primero, la cualidad de provisionalidad (“Primera Guia de L´Arxiu de Sabadell”, 1990, J. Benaul Berenguer), ya que el Ayuntamiento es una institución viva que no deja de producir documentos. Posteriores guías habrán de recoger los actuales trabajos en curso: el lector no encontrará aquí el grueso de los documentos del Archivo Central o Intermedio, ni un matemático corte cronológico en las series de las diferentes secciones. Básicamente se describe la documentación del Archivo Histórico, el funcionamiento del Archivo, las partes en las que está compuesto, …

puerta2

Te invito a conocer conmigo...



Segundo, afirmar que, con la presente obra, iniciamos un compromiso de publicar y divulgar más cosas, en la que tendrán cabida otros instrumentos de descripción (Inventarios, Catálogos), edición de fuentes inéditas, edición de fondos fotográficos, etc…

Por último, dejar constancia de que la Guía que hoy ve la luz es fruto de un trabajo de todos en el que el personal del Archivo ha aportado un empeño singular, ilusionante, que ya dura 20 años.
A todos los que vieron la necesidad de organizar el Archivo, alcaldes y concejales, cada uno en su tiempo, gracias. A todos los que colaboraron hace ahora 20 años, al Secretario D. Isidoro Toril Casalilla, a los funcionarios D. Juan Cordobés Flores y D. Enrique Garrido Vera, y al vecino D. Antonio Castilla Moya (in memoriam) que ayudó en las tareas de colocar las primeras estanterías, gracias. A todos los que colaboraron y han colaborado en la actualidad, también el agradecimiento más sincero. A D. José Antonio Álvarez Alférez, concejal, (in memoriam) y a Dª Pilar León Bellido, la arquitecto técnico, que colaboraron y trabajaron en el trazado de las nuevas dependencias. A todos los vecinos y vecinas que con contratos del PFOEA y de la Bolsa trabajaron en la colocación de estanterías, cajas, transporte de documentos desde otras dependencias, cerramientos y limpieza. A Dª Alicia Mallén Rivera (Técnico de cultura) por su trabajo continúo en la solicitud de subvenciones para el equipamiento y la adecuación de todo y la microfilmación y digitalización de la documentación. A Dª Adoración Aguilar Paéz (Técnico de Comunicación) por su trabajo en la toma de fotos del Archivo y en la recuperación del fondo fotográfico. A D. Sebastián Delgado López (ADJ) y D. Juan Evaristo Cordobés Jiménez (Técnico en informática) por su trabajo para colocar genialmente toda esta información en la página web para su amplia y moderna difusión. Y para los que creen en nuevos proyectos, y en su mejora día a día, Alcalde y concejales, gracias.
Año 2008. Julio.
 

 Volver al inicio



 



 

¿Te ha gustado?
¡Comparte!

Agenda

Ver calendario de eventos

El tiempo

Ahora 18ºC
17-09-2019 max: 32ºC min: 18ºC
18-09-2019 max: 31ºC min: 17ºC

Más información

Portal desarrollado por INPRO

Diputación de Sevilla Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas	- Gobierno de España Fondo Europeo de Desarrollo Regional